30 jun. 2008

KUNG FU PANDA




Para seguir con las películas de maestros-alumnos, la nueva película de DreamWorks KUNG FU PANDA entra en el esquema, aunque obviamente de una manera más comercial que las antes mencionadas.

Kung Fu Panda es la historia de un Panda que sueña con ser un gran maestro de Kung Fu, todo parece estar en su contra, su destino parece ser el de heredar la tienda de fideos que ha pasado por algunas generaciones en su familia. Un día se hace una gran fiesta donde se elegirá, de entre los alumnos de Kung Fu, al nuevo maestro destinado a convertirse en el elegido para leer un pergamino secreto que le dará poder ilimitado. Una tigresa parece ser la más próxima a triunfar. Po, que es el nombre de nuestro panda soñador, se empeña en ver de cerca la elección y hace mil intentos para estar en primera fila. Como diría la sabia tortuga de Kung Fu, si es tu destino, aún alejándote llegarás a él, esta máxima aplicó para Po quien terminó siendo el elegido incluso sin nunca haber entrenado Kung Fu. Obviamente surgen las envidias entre los alumnos, la frustración de su entrenador y la muerte de la tortuga sabia quien anima al entrenador a confiar en el potencial de Po. La tortuga le da la clave universal de la enseñanza, un maestro ayuda a que sus alumnos se conviertan en lo que están destinados a ser, los ayuda a encontrar su sabiduría interior.

Esta idea ha rondado nuestra cultura intermitentemente, hemos tenido ese modelo como también el del maestro enciclopedia que sólo quiere que sus alumnos repitan como pericos y que todos sepan hacer lo mismo, sin considerar las habilidades, diferencias o particularidades de cada alumno. Son los clásicos maestros que ven números de lista y no personas. Confieso que he vivido los dos modelos educativos y en ambos aprendí, pero definitivamente fui más feliz y segura de mi en el modelo de la tortuga, es decir, en el que los maestros son guías más que gendarmes enciclopédicos.

Esta película expone este modelo de una forma muy popular, esto sólo muestra lo asequible de esta idea en nuestra cultura, ya no es un tema de doctorado y en investigación, es casi un refrán. Lo cual me alegra porque poco a poco estamos acostumbrándonos a modelos educativos flexibles, abiertos, interdisciplinarios e interpersonales, donde todos aprenden de todos y no hay una única fuente de saber.

La película divierte más a grandes que a chicos porque hay una subtrama muy a la Star Wars y también otras ideas ya muy vistas: la soberbia lleva a la perdición, hay que destruir lo que creamos para superarnos a nosotros mismos y la parte Ratatouille: Los mejores pueden venir de cualquier parte.

Para los niños hay juegos de destreza, imágenes para colorear, downloads e historias de cada personaje en la página http://www.kungfupandainternational.com/intl/es/

No hay comentarios: