15 dic. 2008

Rituales y diosas contemporáneas

El otro día decidí que ya era momento de maquillarse, que la edad ya empieza a hacer estragos y los demás no tienen la culpa, así que mejor no andar asustando gente. Compré mi kit de maquillaje, aunque es un tanto difícil decidir el tono que mejor le va a tu piel. Recordé algunos básicos de la clase de teatro y respondí la pregunta ¿Qué quiero que diga mi maquillaje? Simple, que soy linda, una diosa inalcanzable. Para eso hay que remarcar los ojos, en la mirada es donde está el secreto de la seducción.

Consciente de que el maquillaje no hace la actitud de diosa inalcanzable, pero sí ayuda a entrar en personaje, cada mañana me he dedicado religiosamente a ornamentarme. Un día por azares del destino no pude continuar la reciente tradición del maquillaje, así que llegué corriendo a mi trabajo cual mujer recién bañada con el cabello húmedo y en los ojos el leve rezago del maquillaje del día anterior que el jabón no pudo eliminar.

Ese día un gentil hombre me ayudó a resolver varias tareas pendientes y por supuesto me hizo sentir la diosa inalcanzable que soy. Era yo, sin maquillaje, era yo, hace algunos años disfrutando de la buena conversación, de la risa desmedida, de las bromas con el argot de una generación, de las confesiones. Me sentí muy contenta, recordé que el sentimiento de diosa inalcanzable tiene que ver más con el sentirse feliz y por supuesto, con que un hombre te haga sentir importante, y si no, al menos interesante.

Los días son tan agitados y tan regulares en esta ciudad que casi no se deja tiempo para estos rituales de la conversación y el juego de roles de hombres y mujeres. Está bien, es una gran ciudad y cada quien quiere vivir anónimo, pero hay días en que sí extraño esa adorable veneración hacia lo femenino. Sí, lo lamento por las que puedan decirme que es arruinar el feminismo, pero a mí me gusta que me llamen linda, que me hagan sentir guapa, que cuando me hablen me miren a los ojos, que me saluden cortesmente, que la despedida sea un agradecimiento por el tiempo compartido. Creo que estos rituales tienen que ver más con el respeto que con el denigrarme y considerarme menos por ser mujer. Para mí la lectura es la opuesta, es un trato especial porque soy mujer, porque soy la otra mitad de esta realidad, la mitad que gusta de la belleza y del ser diosa incalcanzable, mujer entregada para quien esté dispuesta a amarla sobretodo y por siempre y al mismo tiempo, ser la otra mitad dispuesta a vivir sus propios retos y sueños.

Hay días en que el maquillajes es más necesario para mí, para levantarme el ánimo y hay otros en que la buena conversación sustituye el blush y el rimel y el alma queda desnuda, libre y feliz.

Hay días en que los rituales me son más necesarios, y otros en que busco el anonimato que vine a buscar a esta ciudad.

8 comentarios:

Paco Bailac dijo...

Julia
¿Cómo trabajas la otredad? abres tu alma a loscomentarios de los demás.
¿No es muy costoso apropiarte de la realidad? ¿qué es la realidad? Te propongo que escuches a tus compañeros y conciudadanos..

Ven a verme y déjame, si te parece bien, tu huella de "otredad"
Un saludo cordial

pacobailacoach.blogspot.com

Rodricus dijo...

Saludos, Diosa inalcanzable. Me gustó mucho tu entrada, que empieza por la el tema del maquillaje (ya te platicaré mi postura al respecto, posiblemente) y termina con el asunto de brindarse en la conversación.

Celebro esta suerte de reencuentro.
R.

Lady A.G. BlackRaven dijo...

Diosa Julia,
me has hecho reflexionar y sonreir bastante con tu comentario de hoy. En parte me sentí identificada, porque sí, hay días en que el deseo hacia lo femenino nos obliga a caer en los brazos de un par de sombras y un coqueto labial, pero al mismo tiempo -y como me dijera un adorable amigo- la desnudez de la mirada es más seductora, que el maquillaje más caro.
Hay rostros cuya armonía y belleza son más intensos al natural, cuyo encanto tan sólo se resalta más con la fuerza de la coquetería. Sí, no negaré, soy un alma que no puede negar su vanidad, pero al mismo tiempo, admiro la belleza más allá de la hojalatería y pintura...
Esa es la verdadera fuerza de las Diosas, cuando consiguen que su interior traspase cualquier "agregado adicional"
Saludos y un buen inicio de semana =)

ANNGEL dijo...

“Hay días en que los rituales me son más necesarios…”




Me gusta y me da miedo…


((Me hiciste recordar a Paz))

JULIA CUÉLLAR dijo...

Paco Bailac:
Muy interesante tu blog, justo eres un maestro de la apropiación de la realidad. Todos nos apropiamos de la realidad al definirla según los paradigamas de cada quién, la hacemos nuestra para entenderla y devolvemos una respuesta, que es la acción en la realidad, la manera de construirla, y es por eso que cada quién puede vivir un mundo diferente aunque estén frente al mismo hecho (o aparentemente sea el mismo hecho) No hay verdades absolutas. La otredad, es esa otra perspectiva de realidad que otro ser humano te comparte con su forma de vida y que aprendes a admirar, respetar, odiar o ignorar.

Veo que buscas que las personas piensen diferente, fuera de la caja, como dirían los norteamericanos. Felicidades.
Te recuerdo que quienes no están listos para romper paradigmas no encontrarán las señales de que hay otras maneras de ver.

Buena semana compañero de la otredad y de la apropiación de la realidad.

JULIA CUÉLLAR dijo...

Rodrigo:

Un gusto saber de ti. Ya vi tu blog y veo con sorpresa que te interesa la literatura y la filosofía. Muy bien, podremos platicar a menudo.

Estuve pensando en escribirles después de mi salida de EDUCA, pero ya no lo hice, de cualquier forma aprovecho el reencuentro para decirles que me fue grato trabajar con ustedes.

Vaya que google sirve para reencontrar personas, no imagino de qué otra manera llegaste a mi página, ahora lo sabes todo de mí, jajaja.

Felices fiestas y seguimos en contacto, tienes mi mail y mi blog.

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO.

JULIA CUÉLLAR dijo...

La desnudez de la mirada es más seductora que el maquillaje más caro, absolutamente de acuerdo.

Coincido también que la fuerza del espíritu de las personas es el que consigue conquistar más allá de cualquier artificio.

En los artificios se cae momentánemente, en la belleza absoluta se vive para siempre y es por eso que hay amores que vencen todo.

Muchas gracias por compartir tus comentarios.

TEN UNAS BONITAS VACACIONES.

JULIA CUÉLLAR dijo...

ANNGEL:

Veo que apenas inicas tu aventura en el mundo de los blogs, ojalá sigamos compartiendo comentarios. Por lo pronto ya respodí a tu pregunta de si el amor es un hábito.
Ojalá subas más info a tu perfil para conocerte, si no, habrá que irte descifrando con tus entradas.

Buena semana.