27 jun. 2010

SER MADRE NO ES ANULARSE

-Uno no debe anularse
-No me estoy anulando
-Seguro que si tu familia estuviera cerca, tu decisión sería distinta
-Sería la misma- respondí enfática.

¿Por qué les parece tan increíble el que haya renunciado a mi trabajo por pasar tiempo con mi hijo? ¿En qué momento el que una mujer elija ser madre significa anularse? ¿A qué se refieren con anular?

Si se refieren a que pierdo tiempo en la calle, en las fiestas, en una oficina, manejando o chismorreand con las amigas, pues no lo considero una pérdida, eso ya lo viví. Nada es para siempre, los hijos crecen, trabajo siempre hay, los amigos acompañan en todas las etapas y el tráfico no es algo que extrañe.

Pensar que me anulo porque soy madre, es considerar que hay fragmentos de mi ser menos valiosos que otros, eso simplemente es absurdo. Soy profesionista, soy madre, soy amiga, novia, hija y muchas más etiquetas y ninguna elimina o anula a la otra, se toman tiempos entre una y otra, se mezclan, coexisten.

Que si es un sacrificio dejar el mundo laboral, no para mí, no sacrifico nada, al contrario, disfruto el privilegio de ser madre, de tener una familia que me apoya, de ver crecer a mi hijo minuto a minuto. No quiero ser definida por mi profesión, soy mucho más que un título. Quiero ser definida por el amor que doy.

Anularme sería tener que ir a trabajar, estar lejos de mi hijo, no poder alimentarlo, mimarlo. Anularme sería ir en contra de mi deseo de estar con él, anularme sería aceptar lo que se impone socialmente, vivir para el mundo en lugar de para mí.

Tienen razón los que me llaman anticuada por no querer ceder la formación de mi hijo al estado como sucede en Cuba. Por preferir estar en casa que en la oficina. Sí soy la peor pesadilla de las feministas, porque para mí es un sacrilegio tener que renunciar a tu hijo para definirte como mujer ¿En qué momento mujer y madre se volvieron conceptos irreconciliables?

Creo que cada quien tiene derecho a elegir cómo administrar el tiempo que le fue dado y yo decidí desde niña que lo más importante en mi proyecto de vida sería el ser madre. No me estoy anulando, estoy cumpliendo mi plan, regalándole a mi niña lo que más quería.

El tiempo con los demás lo cambio gustosamente por contemplar a mi hijo comiendo de mi pecho, llorando por no conciliar el sueño, riendo porque le digo cuánto lo amo, pataleando cuando le cambio el pañal.

Ser madre no es anularme, es completar mi ser.

11 comentarios:

Bere dijo...

Julia,
Felicidades por tu decisión es lo mejor que una mujer con posibilidades puede hacer. Apoyo lo que dices que no todas las mujeres tienen ese privilegio, desgraciadamente en nuestro país no funcionan así las cosas, podríamos empezar a luchar por un cambio. Te mando un abrazo y todo mi apoyo, nos vemos mañana.

Bere dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mglara dijo...

Querida Julia, hace muchos años, cuando fui madre, tomé la misma decisión que tú, renuncié a mi trabajo y dediqué 9 años de mi vida a ser mamá de dos hermosas y maravillosas hijas. No faltó alguna feminista descalza que me llamó " doméstica" por mi decisión, ni tampoco quien me cuestionara mi postura "tradicional y retrógrada" por decidir dedicarme a mis hijas. Es más, me veían como un ser inferior, tanto hombres como mujeres, éstas de manera más radical, por increíble que parezca.
A mi no me interesaban sus opiniones, pues tenía muy claro, como tú ahora, que lo que estaba viviendo era tan maravilloso que sólo alguien muy limitado no tenía la capacidad de entender.
Te puedo decir que fueron años muy, muy, muy felices, y que me hicieron crecer tanto como mi trabajo profesional, de pareja, intelectual y personal. Puedo asegurarte que gracias a esos años tengo el privilegio de haber formado a dos seres humanos excepcionales, pero sobre todo a dos mujeres muy felices, completas e independientes.
Pues así son las cosas, y para pesar de los que tanto me cuestionaron, tengo una familia maravillosa, soy una mujer completa, realizada, profesionista y muy feliz!!!
Así que respeto y admiro tu decisión, porque se por experiencia propia que no es fácil enfrentar a los que creen que detentan la verdad y la calidad moral para cuestionar algo que es absolutamente personal.
Besos a los tres...
María Guadalupe Lara

mglara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ita dijo...

No somos amigas ni nada cercano a ello, pero celebro tu decisión por el sólo hecho de que cada mujer debe decidir qué hacer con su vida, punto.
Comparto también el derecho a vivir el placer de ver crecer a los críos segundo a segundo.
Saludos

JULIA CUÉLLAR dijo...

Gracias Bere, Lupita y P por sus comentarios. Sé que las dos que ya son madres pasaron por esto antes que yo y eso me hace sentir menos sola en el mundo. Les consultaré cualquier duda, segura estoy de que podrán orientarme. Saludos.

Sandra dijo...

Ay, que me has arañado el corazón. A mis 31 años me sigo negando a esa posibilidad de reproducirme, por miedo a ser infeliz. Igual y a algunas no se nos despertó el insitinto materno, porque aún no llega la persona correcta. En fin, que lo que más me gusta es cómo escribes.

Sandra dijo...

corrección, no ha ser infeliz, es a que haga infeliz a otro.

JULIA CUÉLLAR dijo...

Sandra, cuando quieras ser madre lo serás. Si desde que imaginas a tu bebé en la planeación lo amas, no creo que lo hagas infeliz. Finalmente el ser feliz o infeliz es una decisión, así que poco depende de ti la felicidad de otro, obvio que como madre harás todo para ayudar a tu hijo a ser feliz. Gracias por tus palabras.

pepis1103 dijo...

Guuuau Julia, me encantó tu blog, llevo 5 meses de mamá y defines lo que significa de manera hermosa, felicidades, espero seguir leyendo mas de ti. Saludos
María José Vázquez Trueba

JULIA CUÉLLAR dijo...

Gracias María José por tus comentarios, muchas felicidades por tu bebé, he visto fotos en face y está hermoso. Seguiré escribiendo sobre ser mamá y ojalá sigamos coincidiendo en este sentimiento que es indescifrable para quien no es madre. Abrazos