26 nov. 2012

AMIGO


Es sólo un amigo, hiere más que la traición evidente ¿a parte de todo quieren contarte el traje nuevo del emperador en tus narices? Sí, es absurdo si uno es Poirot al final del relato uniendo las pistas encontradas para explicarle al lector distraído lo que Agatha fue sembrando muy conscientemente a lo largo de 100 páginas.

No soy estúpido, uno desea gritar, pero conserva la parsimonia de Poirot, confía en que Agatha ha de vengarse cuando lo considere propicio para el desenlace.

Los amigos se manifiestan su amor públicamente, están en las buenas y en las malas, saben todo de tí y aún así te aman, sí, reúna en su pensamiento todas las frases de Hallmark que pueda, es importante. Ahora tírelas de su cabeza. Sugiero imaginar la papelera de reciclaje de su computadora, (ordenador si usted nos lee del otro lado del Atlántico. El solitario Atlántico, pregúntenle a Andrés qué sintió cuando lo de su padre, usted se siente igual) deje las frases en la papelera por un momento, vea la escena de nuevo, ninguna frase parece ser útil, tírelas, no gaste su memoria en lo innecesario. Pronuncie o no, una frase Maquiavélica. Tire inmediatamente también ese recuerdo.

Reinicie sesión, lectura, personaje, la metáfora que le plazca, lo cierto es que amigo será aquel que al mirarlo conocerá lo que usted eliminó de la papelera y no le pedirá regresarlo al escritorio para visualizarlo o entenderlo, le abrazará sin más, instalándole de nuevo el programa que le habían hackeado, la confianza.

Un amigo, nunca será sólo un amigo, un amigo es siempre AMIGO.

Me cuento historias

Me encantan las historias de amor por una sola razón, yo las invento. ¿Acaso no las inventamos todos? Cuando decides percibir un abrazo más largo, o encontrar una carta escrita expresa para ti dentro de un libro; cuando crees leer en su mirada un te extrañé todo este tiempo.

Siempre puede suceder que coinciden los afectos y la historia parece real, pero cada quien está viendo-inventando una parte, interpretando desde sus referentes lo que sucede. Decimos que se crea una mitología cuando los referentes empiezan a ser comunes y ríes con los mismos chistes, crees en los mismos autores o encuentras emocionante el dialogar por teléfono a las tres de la mañana porque los separan husos horarios.

Nos contamos historias para seguir pintando manos en las cuevas, para creer que hay un motivo, una razón para cada día.
Nos contamos historias de amor para sublimar lo que nos hace animales desconcertados al servicio de los genes, interpretando a mi autor favorito.
Nos contamos historias de amor para seguir escribiendo en el otro mi deseo de ser amado, esperado, admirado, respetado.

Me cuento historias de amor, porque a las 12:21 am me has despertado con una llamada telefónica, la culpa la tienen los husos horarios, y me sacaste del letargo que es para mí, la rutina de ser lo que otros esperan y no lo que imaginé ser.

Me cuento historias de amor, para seguir imaginando quien soy, quienes somos juntos.

Te invento, me invento.

24 nov. 2012

Te extraño tanto, desde mi orilla


Cuando todo el mundo se cae, te extraño, te extraño tanto,eres mi constante; lo único que me permite seguir teniendo esperanza.

Te extraño, te extraño tanto, ya no creo que seas quien recuerdo, pero te extraño, te extraño tanto

Me encanta saber que estás haciendo lo que prometiste, ojalá yo estuviera tan cerca de nuestras promesas.Te extraño, te extraño tanto

El mar siempre entre nosotros, te extraño, te extraño tanto.

Lo peor son los celos hacia alguien, que en paralelo a mí, te espera en la orilla, dispuesta a navegar.

Hoy siento celos justo cuando no debería, está claro que yo siempre estaré extrañándote y amándote en la orilla, dispuesta a navegar o volar.

Dispuesta, en la orilla de este maldito mar que se niega a reunirnos, que se empeña en llevar y traer olas donde no estamos.

En la orilla, de una alberca, hacia esa orilla corrimos tomados de la mano y saltamos como quienes aman en eterno presente.

En la orilla, de una fuente, nos despedimos, me diste un libro. En la orilla, de nuestros labios se quedó el Te Amo.

En las orillas del mar que nos separa crecemos. En mi orilla, espero.

De la orilla de mi corazón a su centro, te extraño, te extraño tanto.

De mi orilla a tu orilla, te extraño, te extraño tanto. Bendito mar que nos separa, de no existir, estaría besándote y no haciendo poesía.

Te extraño, te extraño tanto.