4 mar. 2010

AQUÍ SEGUIMOS

PARA U.

Me tomó de la mano, corrimos hacia el tren. Ese no era mi camino, yo no era su mujer, pero ninguno dijo palabra. Y desde entonces entregamos nuestra fe al azar.

-Julia Cuéllar (11 mayo 2008)