18 mar. 2009

CONVOCATORIA CINE



PUEDEN INSCRIBIRSE EN LÍNEA O VER LOS RESULTADOS DEL AÑO PASADO EN LA PÁGINA
www.cineastasemergentes.org

14 mar. 2009

DIÁLOGO INFINITO

There is neither a first nor a last word and there are no limits to the dialogic context, it extends into the boundless past and the boundless future.
(Bajtín 1986)

13 mar. 2009

SIGNIFICADO

Meaning is like an electric spark that occurs when two different terminals are hooked together. In essence meaning belongs to a word in its position between speakers; that is meaning is realised only in the process of active, responsive, understanding.
(Volosinov 1986)

12 mar. 2009

DIÁLOGO

Si una respuesta no genera una nueva pregunta, se rompe el diálogo.

-Bajtín (1986) Teórico ruso.

11 mar. 2009

DESEO Y VERDAD


El espíritu humano no recibe con sinceridad la luz de las cosas, sino que mezcla a ella su voluntad y sus pasiones; así es como se hace una ciencia a su gusto, pues la verdad que más fácilmente admite el hombre es la que desea.

Bacon, Francis. NOVUM ORGANUM. Ed. Fontanella, Madrid, 1984. p.44.

10 mar. 2009

NOVELITA DE AMOR Y POCO PIANO


Casi no llego al concierto, porque por más que pregunté siempre me contestaron que si ese teatro no estaba en otro lado. Una señora incluso me reclamó por estar borracho porque eso siempre arruina los festivales culturales y gente como yo no deja que avance el arte en el país. Después de pedirle perdón, agarré y fui a perderme por las calles ya que esa es la única manera de encontrar algo en Guanajuato, incluso después de haber estado tres años perdiéndome en sus calles para encontrar algo. Y ya me iba empezar a poner cultísimo y profundísimo y de lo más poético preguntándome "qué carajos es ese algo que sólo aparece en medio del laberinto más desesperanzado, si no el laberinto mismo convertido en esperanza".

FRAGMENTO. NOVELITA DE AMOR Y POCO PIANO. Juan Ramón Ruisánchez.

9 mar. 2009

DE MUJERES Y HOMBRES (SUPUESTOS)

El Universal
Domingo 08 de marzo de 2009
En la celebración por el Día Internacional de la Mujer, el alcalde panista Mario Turrent señaló que el pandillerismo es consecuencia de que las madres de familia tienen que abandonar sus hogares para trabajar. “Pandillero es el producto de una madre que tuvo que dejar su hogar para ir a buscar un poquito más para la familia” y manifestó su deseo de que las madres vuelvan a sus casas para atender a sus hijos. (Xóchitl Álvarez)

Después de leer esta nota, me queda claro que en el mundo de lo simplista, de los estereotipos y los machos, la respuesta correcta a la afirmación del panista es esta: Las mujeres volveremos a casa cuando los hombres sean de nuevo responsables de sus hijos y esposas. Cuando nos den casa, vestido y sustento. Cuando no seamos quien aporta el mayor ingreso a la familia.

En su mundo de teorías de lo que debería ser, alguien podría decirle a Turrent que en la vida real, ni todas las mujeres que trabajan generan pandilleros, ni todos los hombres que trabajan soportan a sus mujeres y sus hijos. No hay perfectos, no hay blancos y negros, sino una infinidad de grises. En su lenguaje, no todo es azul y blanco, hay distintas tonalidades azules y por afirmaciones como la suya es que encontramos atractivos colores como los rojos, los verdes e incluso los amarillos.

5 mar. 2009

Amar a la persona indicada.

En su rostro pude percibir claramente "algo hecho sólo para mí". Me gustaba su rostro. Cada vez que nos veíamos, me quedaba largo rato contemplándolo. Amaba con pasión algo que veía en él.
Al Sur de la Frontera, al Oeste del Sol. Haruki Murakami.

Algo hecho sólo para mí, es lo que creemos encontrar en la persona amada. Se viven distinos amores, pero en lo personal, puedo decir que sólo de uno he sentido lo que Murakami nombre "algo hecho sólo para mí". Nuestro encuentro fue azaroso para los ojos incrédulos, para mí, fue la más bella sicronización del universo. Encontré a alguien con quien estoy a tiempo, vivo con ritmo y juntos somos una melodía de contrastes en perfecta armonía.

Celebro nuestro aniversario.

3 mar. 2009

CON MOTIVO DE LA EXPO SEXO


Platicando con una amiga, confirmé mi creencia que el mejor afrodísiaco es una pareja que te detone la sensibilidad del cuerpo, el resto es una danza de gemidos y placeres.

Ana, es la más dramática de mis amigas y es literal, es una teatrera consagrada, lo lleva en la sangre. Su abuelo es uno de los pilares dramatúrgicos del país. Ella nunca ha querido aprovechar su apellido para abrirse paso en los escenarios que le corresponden por linaje ancestral, prefiere picar piedra. Quiere ser reconocida por su trabajo, no por el de su abuelo, a quien admira irrevocablemente.

Sin duda, Ana es la única de mis amigas a la que desde niña la enseñaron a sentir, y con esto me refiero que la educaron para exagerar las emociones, minimizarlas, nombrarlas y traducirlas en movimientos mínimos y máximos en cada músculo y cartílago del cuerpo. El resto aprendimos lo básico y por eso nos cuesta trabajo entendernos y mantener comunicación y relaciones sin errores sentimentales.

Con estos antecedentes es claro que el cuerpo de Ana no miente, al menos no le miente a ella. Ella lo comprende a la perfección, así que el día que no sintió nada supo que no era una exageración, era la verdad absoluta.

Para aquellos que entienden el comercial: felicidades, estuviste como de 20, como la frase que explica que el sexo de los veinteañeros es lo máximo, debo pedirles que lean esta historia porque prueba lo contrario, es decir, lo que yo siempre he creído, un veinteañero es inexperto. En términos teatrales, es energía sin dirección.

Caminando por la expo sexo, buscando accesorios para su nueva puesta teatral sobre mujeres y también para sus motivos personales, Ana me confesó la historia del día que no sintió nada.

-Llegó el Twenty one (así le decimos al jovencito que mi amiga ha estado educando en las artes amatorias. Ha sido su única tutora) y pues empezamos a besarnos. La verdad no tenía muchas ganas -confiesa Ana- Pero dije, a quién le dan pan que llore. Así que detuve un poco los besos para poner música, crear ambiente seductor a media luz y servirnos vino. Bebí dos copas y nada de calor corporal. Me besó enterita, perdí la ropa, otras dos copas y yo igual. Le di lecciones avanzadas y yo fría como la pared azulada que tantas veces me ha servido de cama cuando me aferro a una espalda de hombre bien parado. Bien parado, porque hay que estar de pie para detenerme.
-Te entiendo- respondí mientras escogía entre un traje satinado o uno de terciopelo.
- El muchacho ya no sabía como mantener tanta excitación y yo una lápida marmolea. Intenté imaginarme que estaba con el mariposón (así le decimos al amante intermitente de más de 50 años de Ana. Intermitente porque a veces son amantes y a veces no. No crean que porque tiene disfunción, ya verán que no, y por eso está mal hecho ese comercial)Apenas imaginaba al mariposón, una tristeza inmensa me invadía y la palidez de mi cuerpo se volvía una sensación que bloqueaba cualquier otra emoción, sobretodo la rosada del sexo sin ataduras. Estaba seca como un desierto y el twenty one era una biznaga que tenía que explotar y yo sólo sentía sus espinas. Así que lo frené en seco, sequedad mía, amarga humedad para él. Le pedí que se fuera, que se marchara porque hoy no podía. Apenas cerré la puerta supe que era frígida.
- Tú no eres frígida, es sólo que el twenty one no te excitó. Qué emoción puede haber en el cuerpo de un niño.
- No es un niño.
- No gracias a ti, pero lo era antes de conocerte. Pobrecito, ya lo traumaste.
- Calla, ya lo compensaré. Decidida a averiguar si era frígida o no y antes de dejar que la certeza de mi aridez me provocara llanto diluviano, decidí ir a la fuente de todas mis respuestas.
- Fuiste con el mariposón.
- Sí, apenas abrió la puerta y me vio desconsolada supo lo que me sucedía. Ven a mis brazos, dijo, y me desbordé como un manantial apenas liberado de la piedra que oprimía su cauce.

Efectivamente, mi amiga no era frígida y sólo necesitó del hombre correcto para sentir. ¿Por qué me lo contó en la expo sexo? siempre será un misterio, bien pudo haberlo contado en el chat o en cualquier otro día de café. Tal vez la temática del lugar le recordó el suceso. Salimos con un montón de artilugios amorosos para su obra de teatro y algunas ideas, sólo ideas, de cómo describir dos que tres trajecitos la próxima vez que escribiera sobre encuentros sexuales.