30 may. 2009

PUBLICIDAD SE BUSCA


Esto lo encontré pegado en varios árboles de la Condesa y simplemente me encantó. Si los han visto por favor también léanlos.

27 may. 2009

MIEDO AL MIEDO

Todos los lunes, a las 20:30 hrs, nos reunimos en la Cafebrería El Péndulo de Polanco (Alejandro Dumas 81) hombres y mujeres con inquietudes acerca de la vida cotidiana. No se trata de un curso ni de conferencias, sino de un debate coordinado y moderado por Esther Charabati*. Cada uno elige libremente cuándo quiere asistir y siempre encuentra un ambiente cálido y cordial, con gente interesante de diversas edades y profesiones.

Miedo al miedo

Para unos, es el miedo a la libertad; para otros, el miedo a la felicidad. Otros, menos pretenciosos, compartimos un sentimiento más simple: el miedo al sufrimiento. Miedo a tener miedo. A emprender hazañas en las que inevitablemente —lo sabemos— pasaremos por momentos de temor y momentos de pánico. No todos somos valientes y la sola idea nos asusta. En la obra Leitmotiv —puesta en escena por la compañía Les deux mondes—, el protagonista, obligado a alistarse en el ejército, llega al frente y escribe en su carta: "Tengo miedo a estallar, a estallar de miedo". Porque todo aquel que está dominado por el miedo corre el riesgo de disgregarse.

El miedo es un avance del sufrimiento que nos espera, por ello logra paralizarnos. Para el escritor George Simenon, experto en provocar miedo, éste es "un enemigo más peligroso que todos los demás". Ante cada acto que requiere coraje y supone riesgos, nos detenemos. Enamorarse puede prometer placer, pero ¿cómo superar los miedos que implica? Miedo a la entrega, miedo a traicionar, miedo al arrepentimiento, miedo al abandono, miedo a la humillación, miedo a la culpa, miedo a tener miedo. Iniciar una empresa o cambiar de empleo despierta otros fantasmas: miedo al fracaso, a no cumplir con nuestras propias expectativas, a que se den cuenta de mi pequeñez.

El miedo no es un buen aliado: cada vez que pretendemos dar un paso nos jala para atrás, y suele encadenarnos a relaciones atravesadas por el sufrimiento. Pero entre el dolor inmediato y el dolor a largo plazo, elegimos el más lejano, esperando que mágicamente la realidad sea trastocada y que el destino sospechado nunca nos alcance. Renunciar a una persona o a un grupo de amigos cuyos hábitos se han vuelto un riesgo o una afrenta para nuestros principios puede ser tan inquietante que recurrimos a todo tipo de paliativos para evitar la ruptura. Seguimos adelante, aferrados al argumento de que "todos tenemos defectos", convencidos de que no podemos aspirar a una relación más sana. Y cada vez que la realidad se pone delante, cerramos los ojos y pensamos en los bellos momentos compartidos y en el terrible sufrimiento que implicaría la separación. Nos hacemos trampas.

Hemos sido educados en la evasión frente al miedo, un rasgo común a los cobardes que revela pobreza de alma. Desde los dos años de edad sabemos que no debemos ser "miedosos". Pero, ¿será el miedo necesariamente signo de debilidad? También podemos verlo como una antena confiable que nos previene del peligro, porque no siempre es gratuito ni producto de nuestra imaginación; es un síntoma de que algo anda mal. Quizás en vez de huirle para sentirnos muy machos, deberíamos escucharlo y analizarlo.

Atender a nuestro miedo es renunciar al placer imaginado. Y en una época como la nuestra, en que lo importante es gozar el momento, se vuelve imposible aceptar que es mejor sufrir ahora que sufrir más después. No sabemos si llegará el después; lo más lejos que se nos permite pensar es esta noche. Y por una noche, podemos ignorar el miedo.

Esther Charabati

Para finalizar, una cita de Alain

"No existe más miedo que el miedo al miedo. Todos se han dado cuenta que la acción disipa el miedo, y que a menudo ver claramente un peligro nos calma. A falta de percepciones claras, el miedo se nutre de sí mismo, como lo muestran esos miedos desmedidos cuando se acerca el momento de pronunciar un discurso o de presentar un examen".*Esther Charabati. Licenciada en Filosofía y Maestra en Pedagogía por la UNAM. Autora, entre otros, de El oficio de la duda y No soporto el paraíso.

Más información en: www.filosofíacotidiana.com

Si quieres recibir información semanal, puedes suscribirte a http://mx.groups.yahoo.com/group/cafefilosoficopendulo

DE LA UNIVERSIDAD AL TRABAJO

“When you’re moving from college into the work force, you need to dress for where you’re going, not from where you came,” said Alison Doyle, job search expert for About.com.

26 may. 2009

Successful Television Writing

A Really Great Idea for a Show is almost worthless. It's the execution of the idea that counts.

Or, to put it more succinctly: Ideas are cheap, execution is everything.

Successful Television Writing
Lee Goldberg and William Rabkin
Ed. John Wiley & Sons, Inc. 2003

25 may. 2009

GUÍA PRÁCTICA PARA PRIMERIZOS EN NY



1.- La primera regla es no mirar hacia el cielo, eso sólo lo hacen los turistas que admiran los rascacielos.
2.- No veas el plan del metro a cada rato o se darán cuenta que no eres de ahí.
3.- Camina rápido como si llegaras tarde a algo, eso es muy new york, si vas lento se dan cuenta que no pertenences al estrés de una megalópolis.
4.- No traigas cadenitas que identifiquen tu religión o tu nacionalidad. En New York todos son libres pensadores y ciudadanos del mundo. (No digas que los jesuas rifan
eso lo necesita saber sólo tu corazón)
5.- Come pretzels a la salida del metro o hot dogs, entonces sabrán que eres de New York y no le tienes miedo a las enfermedades, total, tienes el dinero para curarte.
6.- Cuando vayas a Wall Street no le busques el pene al toro, sí lo tiene, no está castrado como el león del arco de la calzada,no muestres que vas del bajío.
7.- En situación de peligro corre, grita y métete al metro, ahí siempre hay seguridad. Ubica bien las entradas al metro en la zona en la que andes.
8.- No te acerques a los tipos con gabardina si no quieres un flash.
9.- Espera a tener tu credencial de estudiante para visitar todos los museos y galerías con descuento.
10.- Los museos son lugares increíbles para leer sin ser molestado o sin temor a ser robado.
11.- No uses bolsas grandes, un New Yorkino tiene todo lo que necesita en su iphone y no usa efectivo. La cultura la lleva en sus e-books.
12.- Compra la tarjeta del metro por mes, es más barato y más rápido el acceso.
13.- Recibe a tus amigas mexicanas que irán a visitarte.

BUEN VIAJE...

17 may. 2009

DERROTA VICTORIOSA

El mártir y el sacrificado, esas dos formas de la victoria mexicana. No ganamos, nos derrotaron, pero, al menos, sufrimos en el proceso. Tanto, que merecemos la eterna gloria de un aplauso el día que nos entregan la medalla por no ganar.

FABRIZIO MEJÍA MADRID
Fragmento TEQUILA, DF.

14 may. 2009

ESCRIBIR ES ENCADENARSE

Un día comencé a escribir, sin saber que me había encadenado de por vida a un noble pero implacable amo.

Prefacio de Música para Camaleones de Truman Capote.

8 may. 2009

TAPABOCAS DOBLE USO



Ya sabemos dónde se inspiró el Diputado Raúl Bocanegra Alonso, del Partido Verde Ecologísta, durante la Sesión Ordinaria en Tamaulipas.

5 may. 2009

PASO DE TORTUGA

Por Julia Cuéllar

Unos querían ir a la televisión, otros al Internet y los más viejos a la radio. Las princesas imaginaban que la televisión les permitiría elegir entre miles de príncipes, sin tener que esperar inconscientes por un beso. Cuasimodo encabezaba a quienes votaban por la radio. Las narraciones deben defenderse por su transmisión de ideas y experiencias, no por los efectos especiales, decía. Los superhéroes preferían Internet para atender inmediatamente los chats y correos de auxilio.

Los tres grupos discutían entre los escasos llamados de la imaginación infantil. Un día Blanca Nieves no respondió por estarse maquillando para la televisión. Margarita fue la niña decepcionada. Abrió su libro, leyó, pero no hubo personajes, había letras pero no evocaban nada. Tuvo miedo, pensó que se estaba volviendo estúpida. Fue por una lupa, leyó pausadamente y entre los trazos de la H encontró una puerta. Entró.

Robin Hood fue el primero en notar a la intrusa, Pinocho se acercó tímidamente y después de que Rapunzel cepilló doscientas veces su cabello, Maléfica se atrevió a preguntar: ¿Cómo llegaste aquí? –Por el libro- respondió Margarita. La estupefacción invadió a los personajes.

-El único humano que visita y es el eslabón perdido que todavía lee libros. Nunca podrá ayudarnos- dijo el enano gruñón.

El griterío regresó, Margarita aturdida bebió de una botella azul lo que parecía agua y terminó convertida en una tortuga.

-Niña, ¿qué hiciste?- exclamó Yocasta- ya no vas a salir de aquí, a nadie le importan las fábulas.

Margarita deambuló por un valle desolado, cada grupo se mudó a un lugar distinto. En su caminata encontró una caja grabada con la leyenda: Toda la vida es sueño. La abrió y de pronto todos los personajes, incluida ella, estuvieron dentro.

Un robot enfurecido le explicó a Margarita que había abierto la caja de los sueños, el origen de cada personaje, de la cual ya se habían mudado cuando inventaron la escritura porque nadie acudía al recuerdo para narrar, sino a un libro y ahora ninguno conocía la salida a la cabeza de los humanos. Nos has matado, concluyó el robot.

Margarita acongojada exploró la caja. En la O, descubrió el túnel que conectaba a la memoria de los humanos, decidió que sería la mensajera que depositaría en cada cabeza una dosis de fantasía. Sacó la sangre de cada personaje, creó un elixir con ayuda de las brujas y después de una emotiva despedida inició su viaje a paso de tortuga, que no sirve para llegar primero, pero sí para conquistar los sueños.

3 may. 2009

VOLAR

Por Julia Cuéllar

El aire inflaba mi vestido, me convertía en un globo aerostático impulsado por los fuertes brazos de mi tío. Mi falda floreada y sus múltiples holanes subían y bajaban. Mi risa se extendía más allá del azul celeste y yo volaba.

Me crecieron los pechos y las caderas, me volví un ser de tierra que debía tener las piernas juntas. No más faldones, minifaldas, no más princesas, era una lacaya, no más unicornios, peceros y metro.

Los príncipes azules eran sapos que ni siquiera me atrevía a besar por temor a que su aliento pestilente me robara el poco aire que habitaba en mis pulmones. ¿Por qué mis pulmones no eran propulsores que me incorporaran al cielo?

Mi madre, mejor conocida como la bruja del valle, insistió en resaltar la finura de mis rasgos faciales con un corte de pelo a la Jackie Kennedy. Yo quería ser Rapunzel, si ya ni mi cabello podía sentir el aire, decidí que sería cantante, así al menos mi voz volaría.

Mi voz me abandonaba y yo seguía plantada en la tierra. Qué triste es ser un árbol, tus pies están enterrados y tu cabellera es acariciada constantemente por el aire y por más que el cabello se levante estás condenada a no moverte por la profundidad de tus raíces. Lloré por el árbol podado que era.

Deberías escribir un diario -sentenció mi madre cuando me encontró estirándome hacia el cielo en medio del jardín, en un afán inútil por volar- las mujeres transitamos muchos mundos y es mejor escribir que andar llorando como tú. Una pesada libreta de hojas amarillas fue depositada abruptamente en mis manos. Una ridícula pluma fuente disfrazada de una inmaculada pluma de ave aterrizó sobre la libreta.

El baile es otra forma de volar, pero las luces del teatro son malas imitadoras de los rayos del sol y los brazos de los bailarines no me hacían reír, ni me impulsaban alto. Me sentía como Alicia, atrapada en una casa y sin una pastilla que me volviera pequeña.

De niña robé las plumas de las almohadas y me confeccioné unas alas que me ocasionaron moretones, al igual que los columpios y mi afán por saltar de ellos. Viendo los atardeceres me preguntaba si algún día volaría de nuevo.

Inicié mi diario y en las letras encontré otra forma de volar. Las palabras se convirtieron en mis mejores amigas y un día que bailaba, cantaba y escribía volé como niña. El cemento me pareció una hoja en blanco esperando la caricia de la tinta, mi balcón fue la pluma y yo la letra impresa. Fui Ícaro, morí por volar.

CIUDAD FANTASMA, DF


La ciudad luce desierta y todos los locales están cerrados. Quedamos muy pocos sobrevivientes del pánico colectivo de la influenza. El D.F. luce vacío, sus calles parecen anchas, su transporte público eficiente, es un ensueño. El único toque de queda aceptado socialmente sin reclamos, un aislamiento sanitario.

DOCE DEL DÍA EN INSURGENTES Y TODO SERENO.

2 may. 2009

DÍA DEL TRABAJO


Alguien podría quedarse sin trabajo a causa de esta epidemia mal llamada porcina (hasta ahora lo sabemos).