4 nov. 2008

Salud para un nuevo mundo


Por Julia Cuéllar

El cambio climático es el tema en boga: ayudemos al planeta, salvemos ballenas, consumamos productos orgánicos y biodegradables. Alguien se ha preguntado qué ¿pasará con nuestra salud cuando el clima cambie?

Científicos de todo el mundo han declarado que el cambio climático es imparable, que lo mejor que podemos hacer es adaptarnos a la nueva situación y esto va más allá de decorar nuestra casa de verde.

Mientras la mayoría estamos preocupados por el planeta, algunos doctores se dedican a investigar las enfermedades que nos atacarán en un mundo con mayor temperatura. La Dr. Ana Rosa Moreno, del departamento de salud pública de la UNAM e integrante del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de las Naciones Unidas, nos comenta sobre los nuevos retos para la medicina bajo nuevas condiciones ambientales:

Para países como México hay que prestar atención a las enfermedades trasmitidas por vectores, en particular lo que es el paludismo, lo que es el dengue y algunas otras que vamos a comenzar a evaluar. Si cambia la temperatura, y la lluvia empieza a ser muy abundante, los vectores, que son básicamente mosquitos, aumentarán. En otros casos los mosquitos migrarán a zonas donde no estaban presentes antes, lo que implica que el sector salud tendrá que estar preparado para lo que antes no estaba.

Con el cambio climático, los patrones de enfermedades por regiones van a cambiar y eso es lo que estamos investigando. El año pasado, por ejemplo, hubo un brote muy importante de dengue en Torreón, pero en Torreón nunca había habido dengue, así que los doctores no tenían los instrumentos para buscarlo o detectarlo. Tuvieron que mandar los análisis a México para hacer las evaluaciones y determinar qué tipo de dengue había. Casos como obligan a los servicios de salud a pensar diferente para poder contender con estos cambios en la distribución de enfermedades.

La alimentación es otro factor a considerar en la nuevas problemáticas de salud. Con el cambio climático obviamente se pueden presentar nuevas plagas o lluvias intensas que destruyan ganado y cultivos. Eventos así impiden una seguridad alimenticia que permita que la gente pobre, en particular, tenga acceso a alimentos adecuados. Si la disponibilidad de alimentos disminuye, su precio aumenta y esto repercute en las poblaciones de escasos recursos, en particular, los niños. Se pueden presentar problemas de desnutrición a mediano o largo plazo que pueden ser severos. El factor de cambio climático es un factor adicional a todos los problemas de mercado en el caso de granos y alimentos.

Otro problema muy importante es el impacto de eventos extremos, llámese lluvias intensas, como lo que sucedió en Tabasco, o huracanes. Estos desastres naturales producen rupturas, no sólo a nivel social (muertes, desplazados, refugiados ambientales, daños a la infraestructura de la ciudad) genera rupturas psicológicas.




En EE.UU, se han encontrado reportes de que aumentan los niños golpeados después de eventos extremos. Los padres liberan su estrés a través de violencia dirigida a las personas más débiles en una casa, los niños. Los adultos que pierden sus bienes materiales y su trabajo caen en depresión severa. El problema es mayor en hombres a quienes se les educó a reprimir sus emociones. Las mujeres, por el contrario, parecen ser la primeras en organizarse y repartir tareas como el cuidado de los niños y la preparación de alimentos.

Otras enfermedades causadas por eventos extremos son las infecciones vaginales, ya que el aseo personal disminuye. Hay que considerar también que muchos niños y mujeres quedan desprotegidos y la prostitución prolifera.

La enfermedad diarreica está relacionada a los problemas de calidad de agua y cantidad de agua. Al haber poca disponibilidad de agua, la poca que hay no se hierve, es muy cara o se almacena de forma inadecuada, entonces propicia enfermedades gastrointestinales y crecimiento de vectores.

En el caso de enfermedades respiratorias están las relacionadas con la contaminación atmosférica, como las crisis asmáticas, las enfermedades obstructivas crónicas y el enfisema. Hay que tener mayor precaución en ciudades como Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y la zona industrial Querétaro-Guanajuato.

Un factor importante también, es el aumento de la temperatura. El año pasado en México se reportaron 11 muertes por ondas de calor, aunque creemos que hay un subregistro. La muerte de 70 000 personas en el verano de 2003 en Europa por onda de calor, fue básicamente de personas mayores que estaban viviendo solas.

El problema con las personas mayores es que su cuerpo no está en las mejores condiciones, sus órganos están deteriorados y tienen problemas crónicos, pueden tener diabetes, hipertensión y con el aumento de temperatura, su cuerpo se somete a un estrés que muchas veces no es capaz de soportar y viene el fallecimiento. Hay que estar cerca de ellos y de los niños porque son los más afectados por el calor.

Las personas que trabajan en exterior, por ejemplo, quienes laboran en construcciones, en las zonas agrícolas o rurales que están expuestos a temperaturas mayores de 45º y sólo se cubren con un sombrero o paliacate, hay que recomendarles la hidratación continua para evitar la deshidratación. Se deberían cambiar las jornadas de trabajo bajo esas condiciones de temperatura, trabajar de 5 a 10 de la mañana y después por la tarde, para que en las horas de mayor temperatura ninguna persona esté bajo el sol.

Los impactos de cambio climático en México en cuestiones de salud, tiene que ver con pobreza, marginación, analfabetismo y zonas vulnerables. Hay que trabajar con el sector salud para fortalecer los servicios, hay que crear mapas de riesgo y llevarlos a nivel municipal, estos mapas ayudan a ubicar las zonas vulnerables. Se tiene que regular el uso del suelo para evitar desastres naturales. A las poblaciones de escasos recursos hay que buscarles alternativas para que puedan vivir en un lugar donde estén protegidos.

Prevenir, es la mejor opción hasta ahora, para cuidar nuestra salud. Sólo tenemos un planeta, ahorrar y preservar nuestros recursos es importante para asegurarnos un cambio en nuestra manera de relacionarnos con el medio ambiente.

ES TIEMPO DE ACTUAR
Si deseas conocer más sobre los efectos del cambio climático en la salud te invitamos a leer la página de la Organización Mundial de la Salud www.who.int/globalchange/climate/es/ Si deseas mayor información sobre la manera de prevenir enfermedades y catástrofes naturales por efecto del cambio climático en tu región o en tu casa, o cómo puedes involucrarte con una organización que promueve acciones para lograr los objetivos del milenio puedes contactar a Carlos Zarco al tel: 5687 3002 / 5687 3203 e-mail: comunicacion@rostrosyvoces.org página web: www.oxfam.org/es/

No hay comentarios: