19 dic. 2007

De la Biblioteca


Encontrar a alguien que piense parecido a ti es un milagro. Las letras me permitieron conocer la narración de Daniel Krauze en su novela CUERVOS. Mi generación quedó retratada fielmente, no hizo compromisos con nadie, no describió víctimas y victimarios, retrato. Llegó a la intimidad y también a lo público. Es una lectura ágil, divertida, sin sermones y sin esperanzas desbordadas. De lo que más me gustó fue que escribió sobre el mundo de apariencias y vacío en el que vivimos, nuestra vida virtual es más importante que la real, ¿será que a mi generación le tocó escoger qué vida vivir? No me refiero solo a la vida en internet o en videojuegos, sino esa otra vida que nos inventamos dependiendo del estado de ánimo, de las circunstancias, de la edad, vivimos inventándonos a nosotros mismos, tanto que es difícil definir quiénes somos en realidad. ¿Qué esperamos? Nada, por eso nos perdemos en los disfraces. Daniel escogió escribir y eso lo agradezco porque descubrí que un hombre de mi edad puede pensar, sabe escribir y también experimenta el hartazgo a nuestra generación, nuestras opciones. En pocas palabras, es genial, cualquiera que tenga 25 años debe leerlo para recordar su universidad, sus amigos, sus fiestas, sus parejas.

No hay comentarios: