4 dic. 2007

DE LA BIBLIOTECA DE JULIA


Ya mero son vacaciones y eso nos hace felices a muchos que aprovechamos ese tiempo para cambiar de actividades, para leer sin límite, para escribir, para comer, para hacer lo que más nos gusta. Para estas vacaciones les dejo unas recomendaciones de mi biblioteca personal, son libros que considero excelentes compañeros tanto en relecturas como en primeras lecturas. Empiezo por unos clásicos contemporáneos (lo que sea que eso quiera decir). El primero de la trilogía de Volpi sobre la historia moderna del mundo, EN BUSCA DE KLINGSOR. Una novela policíaca, científica, amorosa, reflexiva y puedo seguir adjetivando. Cuando la leí lo primero que pensé fue ¿Por qué no la leí durante la prepa o mis primeros semestres de Universidad? Me hubiera resuelto la vida, créanme. Material para muchos ensayos (tip para los que todavía estudian). Lo termine de leer en dos días y eso porque me interrumpían (uno tiene que trabajar). Una vez que empiezas no podrás detenerte, tus ojos seguirán decodificando las líneas como respuesta a la orden de tu cerebro de no parar. La historia es sencilla, a un hombre le piden que descubra quién es Klingsor, un supuesto todopoderoso científico durante el III Reich. En la búsqueda conoceremos el desarrollo científico y filosófico de la época, además veremos como simples mortales a personajes como Einstein, Bohr o Hitler. Y para los cursis, las historias de amor que se entretejen son buenísimas, además de unas teorías sobre lo amoroso que aunado a todo lo que antes mencioné harán que al despegar los ojos del libro veas al mundo con un nuevo entendimiento. Me es difícil escoger frases favoritas porque de la trilogía es mi libro preferido y lo tengo lleno de anotaciones, subrayados, observaciones, pero pondré algunas al azar:

Exploraba aquellos especímenes con una lucidez de coleccionista que siempre le impidió acercarse, siquiera un poco, al cariño.

Si uno quiere llegar a algo grande, hay que empezar por lo más pequeño. Seguir la ruta de las partículas elementales, muchacho, porque de ellas está formado el universo.

¿A quién podría servirle un animal que, en vez de apilar ladrillos, meditaba sobre sus formas, describía su longitud o explicaba las leyes que lo hacían sólido? Yo no sólo me sentía inútil, sino superfluo...¿A quién podría importarle Cantor o el problema del continuo cuando millones de seres humanos habían sido aniquilados? ¿Con qué rostro podía yo salir a la calle?

El instrumento de la maldad es una mujer de aterradora belleza

La fe es lo único que puede hacernos creer en la existencia de otro ser humano

En la hora extrema no hay nadie en el mundo capaz de librarnos de nuestra aflicción

Yo no quiero una mujer distinta cada noche, sino una Sherezada capaz de inventarse una historia distinta cada vez.

No le tengan miedo a las 400 páginas, es un libro inolvidable que nos acerca a los misterios de lo humano y a las distintas perspectivas y herramientas que la humanidad ha empleado para acercarse a la inmortalidad en el siglo XX. Hay mucho humor negro, así que la pasarán bien entre estas páginas.

No hay comentarios: