4 dic. 2007

DE LA BIBLIOTECA DE JULIA


EL FIN DE LA LOCURA, el segundo libro en la trilogía de Volpi sobre la historia moderna del mundo. En esta ocasión nos tocará viajar entre los movimientos revolucionarios, estudiantiles, ir y venir de Europa a América, de lo consciente a lo inconsciente, del psicoanálisis a la lucha por cambios sociales. Despertaremos varias veces sin saber cómo llegamos ahí o en qué terminará la oposición al sistema. Nuevamente una fémina y sus enredos mentales, corporales e ideológicos harán que el protagonista transite entre el deber y el querer, entre el placer y la agonía. Excelente novela (también sirve para ensayos por si siguen estudiando). Mi segunda favorita de la trilogía. Frases inolvidables:

Jacques comprendió que las personas no hablan para transmitir sus deseos clandestinos, sino para camuflarlos.

Los delirios constituían una manera de interpretar el mundo tan creativa y lógica como el arte.

Él no era un médico...sino un simple novelista, un pésimo narrador que se limitaba a ilustrar sus textos con sus propios conflictos personales.

Todos los hombres...se empeñan en creer que las mujeres nos dejamos llevar por nuestros averiados corazones, incapaces de competir con la retorcida inteligencia de los machos ¡Es falso!

Era evidente que pertenecíamos a universos lingüísticos distintos: para mí sus frases no tenían ningún significado

De pronto el psicoanálisis me parecía un pasatiempo narcisista

La representación de una persona (nunca la persona misma) nos destruye y resucita

Su relación había sido lo suficientemente poderosa como para convertirse en escritura

La firma del artista es el significante absoluto

No sólo el placer del texto, sino el irrevocable placer de la literatura

Esta frase arriba resume la experiencia de este libro, es un placer literario. No se lo pierdan y por favor no cometan la.... (cada quien adjetive después de terminar de leer) de decirle al autor: Qué buen título el de tu último libro, El fin de la locura, excelente título. No lo he leído, pero el título me encantó. Qué maravilla. Por favor, no lo hagan que si me toca de nuevo presenciar algo así reiré sin importarme los modales.

No hay comentarios: