15 sept. 2008

LA OTRA INDEPENDENCIA


Para quienes gustamos de leer a Jorge Ibargüengoitia, su libro LOS PASOS DE LÓPEZ, es una celebración a lo que realmente pudo haber sido y nadie contó.

En estas fiestas patrias, una relectura a la obra de Ibargüengoitia en general, puede enseñarnos a ver un México menos heróico y más humano o mejor dicho, un México con héroes más cotidianos, menos míticos e inalcanzables.

Unos fragmentos de LOS PASOS DE LÓPEZ

En el primer simulacro ocurrió algo que me pareció vergonzoso. Cuando ya las piezas estaban en posición y cargadas me di cuenta, con horror, que ni yo ni nadie había llevado pedernal y yesca y no teníamos con qué encender el mechero. Pero gracias a Dios, aquel nomás era un simulacro y ni mis soldados se dieron cuenta. La práctica hace al militar: en el cuarto simulacro la maniobra salió con tanta fluidez...

Me le quedé mirando y comprendí que estaba decidido a matar al que comprometiera sus planes. Más tarde me di cuenta que estaba dispuesto a morir. Le pregunté qué forma de gobierno iba a tener la Nueva España después de la revolución y él dijo:
-Puede ser una república como tienen en el Norte o bien un imperio como tienen los franceses, pero es cuestión que francamente no me preocupa, porque sería raro que llegáramos a ver el final de esto que estamos comenzando.

Fue la primera vez que alguien dijo delante de mí que lo que habíamos emprendido podría-o, mejor dicho, casi con seguridad iba a- costarme la vida. Esa noche, ya a oscuras, en mi cama, me resigné y dije:
-Así han de ser las revoluciones- y me quedé dormido.

2 comentarios:

la Presidencia de la NRB dijo...

Querida Julia, es una delicia leer tus notas y mucho más respecto a estos días ahora tan cacareados. Además, siempre es oportuno y gratificante leer otro punto de vista. ¡¡Muchísimas gracias!!

No estaría de más que te acerques a las novelas de Jean Meyer sobre el tema: "A la voz del rey" y "Los tambores de Calderón" (más en concreto ésta última). No te arrepentirás.

Y, por último, dispensa que no haya publicado nada nuevo, pero estos días prefieren escribir la historia con el sudor de la experiencia. Sin embargo, lo retomaré en estos días.

Nuevamente, muchas gracias y te mando un fraternal abrazo.

JULIA CUÉLLAR dijo...

Sigue sudando experiencia, que ya después vendrán las letras como manto que recolecta tanto sudor.

Saludos.