23 sept. 2008

FRIENDS 4EVER




Vi dos capítulos de FRIENDS que me hicieron recordar una etapa muy feliz de mi vida. Conforme avanzaba la trama me repetía mentalmente, así se siente. Caí en cuenta que he visto los episodios de FRIENDS más de tres veces, sin embargo, el único que nunca he vuelto a ver es el primer capítulo que vi a la medianoche, en el canal 5, con un terrible doblaje, y que a pesar de eso, me volvió fan de la serie a los 12 años de edad. Rachel y Ross tienen una cita bajo las estrellas del domo del museo donde Ross trabaja. Se besan bajo una cobija y para mí fue la cita perfecta, quedé enganchada a la vida amorosa de Rachel y Ross. No sólo como espectadora, sino que unos años más tarde viviría exactamente lo mismo. Ya no sé si mi percepción de los hechos estuvo influida por la serie o si de verdad sucedió así. Ya no importa, los recuerdos se modifican y en la lectura de este momento, las historias son idénticas.

Ross está con Julie, Rachel tiene una cita arreglada por Mónica con Michael. Rachel descubre que no puede superar a Ross, pero por teléfono le dice que lo ha superado. Ross escucha el mensaje al día siguiente y pregunta: You are over me. When were you under me? Ross termina con Julie después de hacer una lista en la computadora nueva de Chandler donde describe a Rachel como malcriada, egocéntrica, vanidosa, sólo una mesera y con tobillos anchos. Rachel gana la batalla de la lista de pros y contras, en cuanto Ross enuncia como contra de Julie: she is not Rachel. El final parece feliz, pero Rachel descubrirá la lista, se ofenderá y por un error tipográfico de Chandler no entenderá el she is not Rachel de la columna de Julie. Ross y Rachel terminan separados detrás de ventanas lluviosas y la canción de U2 de with or witout you tendrá que esperar por tiempos mejores, es decir, otro capítulo.

En estos episodios pasan eventos tecnológicos muy graciosos que dan cuenta de lo viejos que somos algunos espectadores. Hubo un tiempo en que no todos teníamos celulares, una época donde la computadora más moderna tenía 500 Mb de memoria RAM y su velocidad era de 128 KB. Pero esto no importa en mi relato, es mera nota accidental para cuando sea más vieja y relea esto, para cuando lo amoroso ya no sea mi tema y sí lo tecnológico ¿será?

Esto es casi historia pública así que lo relato. Una vez fui Rachel, alguien más fue Ross y una tercera fue Julie. Hubo una fiesta, un balcón, él estaba en la calle caminando hacia su casa y le grité TE AMO. El tiempo se detuvo, mi corazón palpitó como nunca y él siguió su camino. Al día siguiente me preguntó ¿por qué lo dices hasta ahora? Nunca tuve respuesta para eso, ya nunca pudimos sincronizar los te amo. Él terminó con Julie, yo no encontré una lista con mis defectos, anduvimos y terminamos infinitamente.

Revivo el sentimiento de toda una adolescencia viendo estos episodios de Friends, esa es la magia de los libros, de la tele, de la comunicación en general, sentir experiencias con los relatos del otro, con sus códigos y particularidades, pero al final, si nos entendemos, es porque sentimos lo mismo.

Sentí de nuevo el corazón galopante de la adolescencia cuando el amor es decir TE AMO, encenderse el rostro, sentir escalofríos por tocarse los labios y presentir la muerte cuando no llama. Es una época mágica, eterna, épica, el amor es único e indivisible. Es verdadero, porque no guarda más interés que el obedecer a las hormonas. Uno es irracional, infeliz, dramático y dogmático. La felicidad viene con el recuerdo, cuando nos da ternura observarnos a la distancia y reconocer lo ingenuo y puro que puede ser el amar.

Así me sentí al ver algo tan pop como FRIENDS, hay cosas pop en nuestras vidas, álbum de recortes es para mí esta serie. Tengo amigos así, y a veces, soy Rachel, Mónica y otras Phoebe. Tengo amigas obsesivas y perfeccionistas como Mónica, no en la cocina, pero sí en un escenario. También las hay creativas, dispuestas a escuchar y a decir lo que piensan sin restricciones, como Phoebe, no escriben canciones pero qué buenas palabras usan para confortarte. Y hay una como Rachel, a quien le dedico este divagar por su cumple, es una amiga sagaz, bella, que se exige lo imposible, que ama a todos, que se confunde sentimentalmente porque su corazón es enorme, que a veces duda de ella porque se le olvida todo lo que ha logrado siendo tan joven. A esa amiga que siempre sonríe y que está esperando a Ross le escribo esto, para decirle que el amor es así, se renueva constantemente, habrá hombre inolvidables, entrañables, eternos, descuidos de una noche, compañeros de penas y amigos que cruzarán fronteras sin necesidad de etiqueta (novio, esposo, peor es nada). Cada historia empieza impetuosamente y hay que disfrutarlo sin preocuparse si habrá más, después del primer chispazo, casi nunca, pero como cada fósforo de una cajetilla, habrá servido para iluminar un fragmento de nuestras vidas.

Vívelo, atrévete, no ofrendes el corazón, pero sí déjalo explotar y llorar cuando sea necesario. Vivir no mata y el amor es múltiple. La muerte, el dolor y la tristeza sólo existen cuando guardamos apegos que privan libertades. Es tu cumple, comienza un nuevo año de experiencias, escríbelas bien, que de ancianas nos recontaremos nuestras historias bebiendo té, en un jardín vestidas de los años 40, y compartiendo un sombrero que guarde el eco de nuestras risas.

FRIENDS fue sólo el pretexto para decirte que no hay mejor serie que la de cuentas invisibles que atan nuestros corazones a través del espacio y del tiempo.

FELICIDADES.

2 comentarios:

Liliana Polo dijo...

He abierto la puerta y creo que ahora camino mirando hacia adelante. He empezado a construir, no se que será, un castillo, una casa, un parque recreativo... lo único que se es que cada piedra que ponga será con mucho cariño.
Te quiero mucho, muchas gracias por compartir conmigo un año más.
Un abrazo fuerte.

JULIA CUÉLLAR dijo...

Disfruta el mejor regalo de cumpleaños, el sentirse feliz, el tener con quien compartir.

TE QUIERO MUCHO.