7 oct. 2010

BUENAS NOTICIAS

No hay noticia más grande que la que te dan dos rayitas rosas que confirman tu embarazo. Hoy recibí esa noticia de una amiga y yo brinqué hasta el techo. Para mí representa la oportunidad en potencia de que mi hijo tenga con quien jugar, para ella, un mundo desconocido inicia.

La otra gran noticia de esta semana es que otra amiga finalmente se va a Canadá, un sueño que la tuvo con insomnio mucho tiempo. Ella también se enfrenta a un reto, que aunque no dura toda la vida como la maternidad, sí se parece en que te enfrenta a tí misma. El embarazo como el vivir en otro país te enfrenta a la pregunta ¿Quién seré? La respuesta se va construyendo día a día, y hay tantos ajustes internos que el reflejo en el espejo siempre es ajeno.

Quien decide vivir estas experiencias debe estar dispuesto a la destrucción total porque los paradigmas que se tienen se rompen, se estiran, se reconfiguran. Hay que vaciar la taza, la mente, el corazón, un tsunami de emociones está por emerger.

Lo único que les puedo decir a las dos es: let it be..

No hay comentarios: