3 oct. 2007

EXTRAÑA EN GUANAJUATO


Ya estoy en el Cervantino, esta foto muestra que estamos trabajando. Estábamos justo en la grabación de un buen amigo escritor que aceptó hacer una cápsula con nosotros sobre cómo se transforma la ciudad de Guanajuato con el Cervantino. Hablando de ciudades debo admitir que extraño demasiado León, jamás creí que desprenderme de un lugar físico pudiera doler así. Suena ridículo ya que estamos a pocos km, pero la idea de no ir a León por tres semanas me tiene triste. Confieso que fue una tortura empacar para venir a Gto. Sí Gto es hermoso y sin duda es la ciudad del amor, pero para mí es un encierro, una prisión natural. Todo el día ando del tingo al tango con el trabajo pero no dejo de sentirme extraña en este espacio que debería llamar casa porque aquí crecí. Las ciudades marcan, al igual que las personas y el tiempo. Si escogí esta foto es porque Enrique remotamente me conecta con León, la red que tejemos con los otros es invisible pero cuando su fuerza se deja sentir es inminente que nos hemos vinculado.

7 comentarios:

Ulysses dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ulysses dijo...

Ulysses dijo...
Yo también me siento extraño. La distancia y el dolor van de la mano.

La vida en sí, es extraña.

Beso.

JULIA dijo...

Penélope no se cansa de esperar. Siempre hay que tejer y destejer. Sabe que los héroes están por llegar y ya hasta por las noches se le oye cantar.

Ulysses dijo...

Gracias chula.... no sabes como he aprendido de ti.

Las batallas están por dar una tregua. Pronto regresaré Itaca.


Beso.

Crisssss dijo...

El truco con las supuestas casas es que la que verdaderamente cuenta, es la que nadie mas determina. Para mí, es ese cuarto donde los libros pueden estar tan desordenados como me den la gana..
Y bueno, mil ganas de visitarte, voy a ir la proxima semana, ojalá nos veamos por alla..
Cuidate mucho jules, saludos desde mi casa.

Anónimo dijo...

María, qué diría de esto...

Enrique Rangel dijo...

Gracias por la estampa Julia. Y por acordarte de este moderno trovador provenzal.
Celebro que seas feliz con Ulises y seas madre. Y, claro, que sigas celebrando el FIC.
Ahora recién terminé una novela muy dolorosa que habla, por cierto de Guanajuato y del amor. Ya te mando el borrador por mail. Un abrazo enorme y besos.