7 oct. 2007

EL PRINCIPE FELIZ


¿Cómo hacer divertido y renovador un cuento clásico como El Príncipe Feliz? La respuesta la tiene Fondazione Aida. Excelente espectáculo para niños. Papel, tijeras, humor, canciones, dibujos y asociación de ideas son los elementos con que Lorenzo Bassoto y Roberto Macchi nos hacen reflexionar, reír y llorar con esta historia de Wilde. El cuento no es el cuento, el cuento es quién lo cuenta, es una tesis absolutamente comprobada con esta puesta en escena. Tal vez no es tan cierto que los niños ya no tengan imaginación como que los adultos ya no sabemos cómo alimentar la imaginación de nuestros pequeños, porque los que nos hemos quedado sin la posibilidad de anhelar, de idear, de pensar somos nosotros.

No hay comentarios: