29 feb. 2016

A break for love


Crecer, estudiar, viajar, actualizar el Facebook, instagram, snapchat, iniciar una empresa, cuidar a la mascota, escribir un libro, plantar un árbol y ¿el amor? Otras generaciones solían decir “Love is in the air, everywhere I look around” (El amor está en el aire, a todos lados donde miro) pero si estás entre los 33 a 50 estoy segura que por más que buscas no lo encuentras. Cada que ves a la pareja de tu generación que se casó en sus veintes y siguen juntos tarareas: “I’ll never fall in love again… until tomorrow” (Nunca me enamoraré otra vez…hasta mañana). El amor, esa maldita zanahoria que perseguimos como los caballos de las caricaturas, siempre un paso delante de nosotros y sin dejarse atrapar. Seguro ya probaste Tinder, POF, las citas a ciegas a las que te forzaron las tías, las amigas, volteaste a San Antonio y sigues suspirando en las comedias románticas: cuándo me tocará a mí.  Pues en 8 minutos tu suerte podría cambiar, sin salir de León, sin irte decepcionada o decepcionado, porque si no encuentras el amor, seguro sí muchos amigos.


“A lo mejor estás soltero, divorciado, ocupado con los hijos, el trabajo, te rompieron el corazón y no quieres volver a arriesgarte, andas corriendo todo el tiempo. En el ajetreo, las personas, no se dan espacio para conocer gente, para que el amor suceda. Necesitan darse “a break for love” (un momento para el amor)” afirma Andrea Valadez, a quien conocí por chat después de ver el anuncio de su empresa en Facebook: A break for love. Ella y su socia, Brenda Garnelo, toman un café mientras las entrevisto en Corazón de pan.
Brenda Garnelo y Andrea Valadez


Inspiradas por la película de Hitch, Andrea le dice a Brenda: estaría padre hacerlo para las amigas solteras. Era el 2013, la casa que rentaban en Guadalajara era grande, convocaron amigos, cobraron 20 pesos por una cena de pasta, agua de limón o cerveza. La gente acudió. Decidieron volver a hacerlo porque ahora los amigos, de los amigos que fueron originalmente, querían vivir la experiencia del Speed dating (cita rápida). Poco a poco vieron que había un mercado, se capacitaron en Pro empleo, registraron su marca y empezaron a reunir corazones.

A sus 23 años, estas chicas emprendedoras dejaron una sucursal en Guadalajara con la metodología que ellas crearon para las necesidades del mercado mexicano y los rangos de edad que manejan. Hace 8 meses abrieron en León y han ido sumando clientes. El día de la entrevista, el jueves 25 tenían 520 likes en Facebook, mientras escribo, en sábado por la noche (me urge un break for love) tienen 620.
Los próximos eventos son el 5 y 19 de marzo. Es muy sencillo participar:

1.- Ingresa a su página de Facebook y regístrate por inbox: Nombre, correo, teléfono y edad. Seguro estás pensando en dar un nombre o edad falsos. Adelante, puedes hacerlo, pero el día del evento te pedirán el IFE o INE para cotejar. ¿Y la privacidad? ¿Y la seguridad? Tranquilos, te pedirán firmar un aviso de privacidad y te darán la opción de usar un “Speed name” es decir, un seudónimo para el evento si así lo deseas. Necesitan tu edad para avisarte de los eventos que están dirigidos a ese rango, ya que manejan varios.
2.- Te solicitarán un depósito por la mitad del costo del evento. ¿y a dónde va mi dinero? Si no confías en los bancos o no quieres dejar registro de esa operación, puedes hacerlo personalmente en su oficina ubicada en: Guty Cárdenas 202. Col. León Moderno.
3.- Llega puntual al evento porque una vez iniciado no te permitirán participar ya que interfieres con la actividad, como escriben en su página de Facebook: “Porque la dinámica está cronometrada y gran parte del éxito del evento está basado en seguir el programa de desarrollo del mismo. Además por cortesía y respeto hacia los demás participantes que si llegaron a tiempo.” Lleva el comprobante de tu primer depósito y paga lo que debes.
4.- Al día siguiente te avisarán por inbox con quién hiciste match (a quién le gustaste que te haya gustado a ti también) y ambos recibirán sus teléfonos de contacto (por eso no debes mentir sobre tu número telefónico). Ya será decisión de ustedes buscarse o no.

Speed Dating. Foto del archivo de A break for love

“Tradicionalmente el Speed dating da 10 minutos para que las parejas platiquen, se sientan todas las parejas en una mesa larga. Un amigo psicólogo nos dijo que 8 minutos es el tiempo en que más honesto puedes ser al conocer a alguien. También vimos que si dábamos más, algunos ya se sentían incómodos. Por supuesto que cuando se gustan 8 o 10 minutos les parecen insuficientes” dice Andrea, quien está por terminar la licenciatura en Hotelería sustentable y ahora desea estudiar filosofía y letras.

Otra diferencia con el Speed dating tradicional es que, Andrea y Brenda, decidieron tener dinámicas para romper el hielo antes de que las parejas se sienten a conversar. Cada pareja tiene una mesa, así que no están oyendo la conversación de otros mientras tratan de mantener la suya. Desarrollaron un sistema de tarjetas para ir evaluando a quien conoces. Al final, organizan la cena con todos los participantes juntos y algunas ocasiones hay rifas de botellas o clases de salsa.

Lo más importante para ellas es conseguir la tranquilidad del cliente, darle un servicio excelente, por lo que buscan afiliarse con restaurantes que cuenten con un servicio de calidad.

Aunque hay quienes buscan a parejas más viejas o más jóvenes, procuran que la mayor diferencia de edad entre los participantes sea de 10 años. Dan sugerencias de preguntas para esos 8 minutos frente a un desconocido, aunque las personas improvisan como en cualquier cita.

En Tepic también comenzaron con el Speed dating, pero allá descubrieron que la necesidad era la de Business mettings (reuniones de negocios) por lo que crearon un modelo para ello y dejaron a una socia.

En México, en Guadalajara y en Monterrey hay otras empresas de Speed dating, pero usan otras metodologías, los grupos son de 100 personas por evento, hay que ser miembro de la empresa, pagar por ello y además el evento con precios por encima de los 500 pesos. A break for love maneja grupos de 10 personas y su rango de precios  va de los 250 a 350. Los eventos los realizan en sábados en horarios de 19:00  a 21 horas o de 20:00 a 22:00 horas.

Por el momento, sólo manejan la página de Facebook y publicidad de volanteo. Brenda, quien gusta de las artes escénicas, asegura que están buscando realizar happenings en espacios públicos de la ciudad y en semáforos para generar un impacto positivo, para reforzar el mensaje de darse un tiempo para el amor “A break for love”.

Andrea y Brenda desean que su negocio se expanda por toda la república. Dicen estar satisfechas de ver clientes que siguen juntos después de haberse conocido en sus eventos. Están asociándose con ingenieros para crear una aplicación que facilite el registro y que vaya agrupando a quienes comparten intereses.

A break for love, puede ser una buena oportunidad para dejar de cantar “All by myself” y cambiar la melodía por: “The only exception”. Admítanlo, mueren por decir: “you and me”.

No hay comentarios: