15 mar. 2008

VIERNES DE DOLORES




Guanajuato tiene su forma de celebrar el viernes de dolores. En la traidición católica lo que hay que recordar este viernes es que la vírgen María padeció un dolor inmenso al ver a su hijo condenado a muerte en la cruz. En la tradición guanajuatense, se reinterpreta el dolor y se construye una fiesta. Se montan altares a la virgen de Dolores y quienes visitan el altar deben preguntar ¿lloró la virgen? Como respuesta obtendrán agua fresca o nieve. El agua o nieve simboliza las lágrimas de la vírgen. ¿Pueden explicarme que retorcido placer hay en comer lágrimas producto del dolor? Tal vez el simbolismo no importa, porque la nieve y las aguas frescas es imposible no disfrutarlas en un ambiente de calor y multitud excesiva por las calles. Todo Guanajuato sala a visitar altares en casas, museos, patios, dependencias municipales y universitarias. La celebración parece pretexto para gorrear nieve y agua, porque la nieve no es de ninguna marca industrial, es de la tradicional hecha en barrilito y conservada en contendedores de madera con hielo. Las normas sanitarias no importan cuando uno disfruta ese sabor de cuento de hadas. Para agregar curiosidades a la reinterpretación de esta celebración hay que mencionar que todo empieza una noche antes con bailes y fiestas por toda la ciudad que tiene por obligación que terminar o hacer una transición a las 6:00 de la mañana. A esa hora la gente debe salir a la calle para que los hombres regalen flores a la mujeres que les gustan. No se apuren, todas reciben a lo menos un clavel, ya que la democracia se impuso y es costumbre que el presidente municipal regale flores a todas las mujeres que se formen por una flor gubernamental. De algo sirve pagar impuestos. A lo largo de todo el día mientras se camina por toda la ciudad viendo si lloró la virgen, el número de flores que recibes puede aumentar considerablemente si eres muy guapa o si obligaste a tus amigos a hacerte sentir bien por un día. Confieso que nunca falta la que va a comprarse un mega ramo para presumir que un pretendiente se lo dio, tampoco falta la chismosa que descubre y difunde la mentira. Entre flores y nieve, uno pasa un día festivo en Guanajuato. Yo no había celebrado el viernes de dolores desde hace muchos años, pero tengo amigos geniales que decidieron traerse la tradición a donde vivo ahora y con todo y flores recreamos un Guanajuato virtual.

No hay comentarios: